2. Saber la capacidad de los japoneses para detectar pequeños detalles

Un japonés aprende el japonés desde pequeño. Aprender el japonés significa adquirir no solamente la estructura de pensamiento arriba explicada, sino también la capacidad de detectar diferencias.

“未” y “末”, o “千” y “干”

Por ejemplo, ¿Puede encontrar diferencias entre el carácter “未” y el “末”, o el “千” y el “干”? Parece un juego o una adivinanza. ¿Verdad? Pero para los japoneses es algo cotidiano. Están obligados a reconocer estas diferencias porque es una técnica (capacidad) “vital” para vivir en Japón usando su idioma. Porque las diferencias que hay hacen cambiar totalmente los significados de los caracteres.

Los caracteres de “未” y “末”

La diferencia es que en el carácter “未”, la segunda línea horizontal es más larga que la primera línea horizontal desde arriba, y en el “末”, sucede lo contrario, la segunda es más corta que la primera. ¿Lo ve?

El carácter “未” se usa para indicar un “futuro” o algo que no ha sucedido todavía, mientras el “末” se usa para indicar un “fin” o algo colocado en un extremo.

Los caracteres de “千” y “干”

En cuanto al “千” y el “干”, la diferencia no está en la longitud, sino en la forma y en el grado de la inclinación de la primera línea horizontal.

El carácter “千” significa el número “mil” y el “干” indica un estado “seco” o una acción de “secar”.

Hay más ejemplos como “大”, “太” y ”犬”. Las diferencias son la existencia de un “punto” y sus posiciones. Los significados de estos caracteres son “grande”, “gordo” y “perro”.

Los japoneses están educados en este idioma y sin darse en cuenta aprenden y adquieren la capacidad de detectar diferencias, aunque estas sean muy pequeñas.

En cuanto a los españoles, aprenden el español u otros idiomas europeos desde pequeños. Esto no les exige desarrollar una capacidad similar que el aprender el japonés les exige a los japoneses. Sin embargo, sí les exige la capacidad de averiguar lo esencial a pesar de las aparentes diferencias superficiales.

Por ejemplo, “a”, “A”, ”a”, “a”, “a” y “a” son iguales. Un japonés no puede leer bien notas escritas a mano. Porque entran en sus ojos y cerebros las diferencias de las figuras de los caracteres y les cuesta mucho averiguar qué caracteres son. Sin embargo, a los españoles no les interfieren estas diferencias y puedes averiguar la palabra escrita por el contexto de la frase. Por eso, la capacidad de averiguar lo esencial de los españoles es superior a la de los japoneses.

Debe comprender estas diferencias para el trabajo diario.

Los japoneses cuidan los detalles, pero los españoles no. Esto no es una crítica, ni un menosprecio. Solo es un hecho “generalizado”. Aunque los españoles no detectan los detalles más que los japoneses, si estos detalles les impiden el desarrollo normal de lo que están haciendo, resuelven improvisando porque ven lo que se debe hace al momento y con rapidez.

Entonces, ¿qué debemos hacer para triunfar en una empresa japonesa desde esta observación?

“Humildad” (Capacidad aprendizaje):

Un español no debe competir con los japoneses en la capacidad de observar y detectar diferencias. Debido al uso del idioma japonés, su presidente o director japonés viene desarrollando esa capacidad desde la infancia. Ud. debe apartar su “espíritu (habito)” de querer demostrar su valía ante la persona que le valore. Porque, si no lo aparta, “inconscientemente” niega o ignora las diferencias que su presidente o director japonés encuentran, puesto que Ud. sabe claramente lo que quiere y por eso, no le importan los detalles (las diferencias).

Por otro lado, su presidente o director japonés, al principio, no sabe lo que quiere (conclusión), y aunque lo supiera, no sabe si es lo mejor o no. Por eso se fija en los detalles para afirmar o rechazar su conclusión. Le deje hacer y Ud. intente observar y aprender a qué detalles su presidente o director japonés presta atención. Con “HUMILDAD”, acepte esos hallazgos y no los niegue, ni los ignore, sino intente asumirlos. Esa actitud será más apreciada y a la vez, le demostrará su “valía” a su presidente o director japonés. Siempre debe tener en cuenta que su presidente y director japonés no son como Ud.

No compita con los japoneses en sus puntos fuertes. Al contrario, debe aprovechar esa capacidad de los japoneses para sus trabajos diarios, solicitando su ayuda y su consejo. Puede aprender mucho de ellos. Y, además, a los japoneses expatriados les gusta que les apoyen. En muchas ocasiones, los japoneses expatriados creen que su misión es formar a personas locales, pero no saben cómo. La “humildad” de la actitud de aprender de ellos les da el significado de su presencia en España. De esta manera, sienten cumplir su misión. Esto es el punto clave para construir una buena relación. Y recibirá dos premios. Son la “verdadera” confianza de los japoneses expatriados y la nueva habilidad (técnica) de saber percibir diferencias. Como es una capacidad, se puede aprender y desarrollar si quiere.

Por consiguiente, si quiere tener la “verdadera” confianza de los japoneses expatriados, no compita con ellos, sino trabaje apoyándose en ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.