3 claves “vitales” para que un español triunfe en una empresa japonesa

Hay 3 claves “fundamentales” que Ud. debe conocer para trabajar o relacionarse con japoneses con el fin de comprenderles y entenderles sin errores.

1. Entender la estructura de pensamiento de un japonés

Un japonés sigue la ecuación de -1+1+1=1, mientras que un español estructura su pensamiento según la ecuación de 1=+1+1-1.

Debemos observar bien las diferencias de estas 2 formas de las ecuaciones, si Ud. quiere entender a su presidente o director japonés de su empresa.

Lo japonés: -1+1+1=1

Primero, suele decir lo que no le gusta (“-“) y después, añade puntos positivos (“+”) para llegar a su conclusión.

Lo español (o lo europeo): 1=+1+1-1

Primero, suele decir lo que quiere (su conclusión) y después, añade puntos positivos (“+”) que apoyan su conclusión. Al final, solo si es necesario, dice algún punto negativo (“-“).

Estas diferencias vienen del idioma que cada uno usa, es decir, el español para los españoles y el japonés para los japoneses.

Para que sea comprensible este punto, vamos a fijarnos en el orden de las palabras de una frase.

Por ejemplo, “Quiero comer algo dulce.”

La primera palabra que se manifiesta es el “verbo” quiero. La siguiente es el otro “verbo” comer que precisa qué quiero hacer. Después, viene el “objeto” algo y a continuación, el “adjetivo” dulce.

Si se colocan las palabras de la frase del ejemplo en el orden del idioma japonés, la frase será lo siguiente.

Dulce algo comer quiero

¿Entiende las diferencias?

¿Sí? El orden de las palabras en el idioma japonés es totalmente inverso al español. Como uno piensa cosas usando su idioma, es lógico que estructure su pensamiento según el orden de las palabras utilizado en su idioma. Es decir, las diferencias estructurales de pensamiento son “reales” y “evidentes”.

Desgraciadamente, estas diferencias dificultan la comprensión “completa” entre los españoles y los japoneses, aunque hablen en un mismo idioma, sea el español, sea el japonés, incluso sea el inglés. Quizás, crearía una situación peor si discutieran en un mismo idioma, por ejemplo, en inglés, sin tener en cuenta estas diferencias, puesto que cada uno creería que el otro le ha comprendido perfectamente, cuando esto no se ha producido. Se esconden problemas aquí.

Sin embargo, se puede decir lo siguiente también:

Si Ud. supiera estas diferencias de las estructuras mentales de pensamiento descritas arriba, aunque Ud. no hable en el mismo idioma (no tenga ningún conocimiento del idioma japonés), Ud. podría comprenderle perfectamente.

Entonces, ¿qué debemos hacer para triunfar en una empresa japonesa?

Paciencia” (Escucha hasta final):

Un español como Ud. debe tratar de saber esta estructura mental de pensamiento del idioma japonés y escuchar hasta que él acabe la exposición de sus ideas. Ud. suele reaccionar al escuchar la primera parte de la idea expuesta por su presidente o director japonés, la cual al presidente o al director mismo no le gusta tanto (”-1“). Entonces, aunque el presidente o el director japonés continúe su argumentación (“+1+1”), Ud. está mentalmente atascado en la primera parte de su discurso. Ya no está “escuchando” lo que está diciendo a continuación. Está procesando las palabras de la primera parte y preparando sus réplicas. Por consiguiente, la conclusión de su presidente o director japonés es incomprensible para Ud. en la mayor medida.

Para evitar este fallo, lo único que necesita es “PACIENCIA”. Debe escuchar hasta que su presidente o director japonés termine de decir lo que quiere decir. Porque está “hablando” de su idea siguiendo la ecuación “-1+1+1=1”.

Mientras tanto, Ud. debe tomar notas de los puntos del discurso para comprender la estructura mental de pensamiento expuesto y captar su conclusión. Al escuchar hasta el final el discurso, Ud. dispondrá de todos los puntos para apoyar o debatir con él con el fin de encontrar una solución consensuada.

El problema “habitual” es que los españoles suelen callarse o discutir con los japoneses sin que sepan realmente qué quieren los japoneses por no haber escuchado hasta el final su discurso. Aunque crean que saben lo que quiere su presidente o director japonés, no será así, porque estarán atascados en la primera parte no esencial del discurso por su estructura mental de pensamiento sin conocimiento de esas diferencias descritas arriba. Por eso, aunque Ud. se esfuerce en convencer o argumentar a su presidente o director japonés dando sus respuestas a la primera parte del discurso, no sirve para nada y Ud. se siente frustrado y recibe la sensación de no gozar de su confianza. Es una equivocación tremenda.

En la práctica, lo que Ud. debe hacer es escuchar hasta el final y pedirle la confirmación de lo que Ud. entendió, repitiendo la última parte de su discurso. Entonces, acertará y conseguirá la confianza de su presidente o director japonés.

Si la conclusión de su presidente o director japonés no coincide con la que Ud. sostiene, entonces, los puntos anotados durante la escucha del discurso de su presidente o director japonés le servirán a Ud. mucho, puesto que ya sabe qué preocupación (los puntos negativos “-“) y qué expectativas (los puntos positivos “+”) tiene para llegar a su conclusión. La táctica es argumentarle desde la reflexión sobre sus preocupaciones y expectativas.

Se puede decir lo mismo, pero de manera inversa, cuando un español explica su idea a su presidente o director japonés.

El español como Ud. primero dice lo que quiere, y suele argumentarlo con los puntos positivos (“+1+1”), si es necesario, aunque, incluso, de vez en cuando, ni siquiera los explica. Obviamente, Ud. no comenta nada de los puntos negativos (“-1”). En un sentido, es porque Ud. cree que su idea es la mejor. Por eso, la actitud de Ud. es esperar la aprobación de su presidente o director japonés al manifestar lo que quiere.

En esta situación, su presidente o director japonés, siguiendo a su estructura mental de pensamiento, lo que primero busca son los puntos negativos y positivos que conducen a la conclusión. Por eso, empieza a hacer preguntas. A Ud., a veces, algunas de sus preguntas le parecen “obvias” o “absurdas” y le cuesta entender por qué le pregunta a Ud. Entonces, no contesta directamente a las preguntas, sino, con buena voluntad y desde su “inocencia”, Ud. intenta explicar más cosas coyunturales, en vez de dar respuestas a las preguntas. Porque su estructura mental de pensamiento es “1=1+1-1”. Al recibir las preguntas, empieza a extender sus argumentos. Además, en muchas ocasiones, Ud. no está preparado para explicar por qué ha llegado a su conclusión, más allá de que Ud. cree que su idea es la mejor.

Debe prepararse bien ante un japonés sabiendo su estructura mental de pensamiento. Es la táctica.

Es fácil de decir, pero difícil de hacer, porque es “antinatural” para su “estructura mental” y “costumbre”. Por eso, debe aprender. Ud. no nació, ni creció conociendo estas diferencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.