Estilo de “Management (Gestión) – Locomotor

Locomotor:

¿Qué hace mover una empresa?

En el caso del estilo japonés, lo que hace a la empresa funcionar es la fuerza “colectiva”. Uniendo a todos los trabajadores, sacan fuerzas.

Estoy seguro de que Uds. han oído la palabra “Trabajo en Equipo” como una virtud del estilo japonés de la “gestión empresarial (management)” japonesa. ¿Verdad? En una época, se decía de la idea de “Trabajar en Equipo” como la clave del estilo empresarial japonés y fue interpretada como el origen de la eficacia empresarial de las empresas japonesas. Es cierto que la idea y la práctica de “Trabajo en Equipo” contribuían a las empresas japonesas para subir la eficacia, pero deberíamos darnos cuenta del hecho de que esa contribución fue limitada al nivel “colectivo”, no al nivel “individual”.

Vamos a profundizar un poco más en esta última observación, examinando un ejemplo simplificado de la idea de “Trabajo en Equipo” en fábrica.

Ejemplo:
Existe una línea de productión compuesta por 4 trabajadores (A, B, C y D) y la capacidad de cada trabajador es; A=7, B=5, C=9 y D=6.

En el caso 1, la productividad del conjunto de “A, B, C, D” está limitada por el rendimiento (la capacidad) de “B” que solo puede hacer 5. Mientras, no se están aprovechando las capacidades de “A (7)”, “C (9)”, y “D (6)”

La idea de “Trabajo en Equipo” es que el que tiene más capacidad ayuda al que tiene menos capacidad. Es decir, el C ayuda al proceso de B para que el B pueda hacer 6 en vez de 5. De este manera, como conjunto, como el caso 2, el nivel productivo ha subido de 5 a 6, aunque fuera a costa del C. En otras parablas, fue sacrificado el trabajo del C (indiviual) para conseguir un fin “superior” (colectivo) para la empresa.

Por consiguiente, la idea de “Trabajo en Equipo” desvela que las empresas japonesas siempre buscan cómo subir el nivel “colectivo”, aunque se sacrifique el nivel “individual”.

En cuanto al estilo español (occidental), se puede decir que lo que hace a la empresa funcionar es la fuerza “individual”. Sacando lo mejor de cada trabajador, unen fuerzas.

Me gustaría que se fijaran en las diferencias de las 2 “síntesis.”

La síntesis de “Uniendo a todos los trabajadores, sacan fuerzas” para el estilo japonés, y la de “Sacando lo mejor de cada trabajador, unen fuerzas” para el estilo español (occidental).

La primera diferencia notable es que, en el estilo español (occidental) no es necesario unir a todos los trabajadores para la empresa si se puede aprovechar lo mejor de cada trabajador. Es decir, no buscan la ventaja “colectiva”, sino la “individual”. Los trabajadores son tratados y vistos como “recursos”. ¿No se llama así el departamento de “Recursos Humanos” en las empresas españolas (occidentales)? En Japón, suele llamarse “Asuntos personales”. Aunque parezca que sea una pequeña diferencia en cómo llamarlo, está escondido un secreto revelador de las diferencias de los estilos empresariales de las dos culturas en ello. Las posturas diferentes entre la búsqueda española (occidental) del mejor “recurso” y la búsqueda japonesa de la comprensión de la “naturaleza humana” hacen destacar más las diferencias de los 2 estilos de la gestión empresarial (management).

Volviendo de nuevo a la observación de las diferencias de las 2 “síntesis”. La segunda diferencia notable es la de “sacar fuerzas” y “unir fuerzas”. En el estilo japonés, lo que intenta hacer es subir el nivel de todos, aunque se sacrifique al individuo. Mientras, en el estilo español (occidental), no se busca subir el nivel “colectivo”, ni se sacrifica al individuo. Lo que intenta hacer es examinar los recursos y usarlos de la mejor manera posible para sacar el rendimiento máximo de cada área a la que están destinados los recursos. Es decir, lo que se pretende es unir (cosechar) los mejores “frutos (rendimientos)” para mover la empresa. Por eso, para el estilo español (occidental), la fuerza “individual” es “vital” y “esencial” para la empresa. Porque la unión de lo mejor de cada individuo (trabajador) hace a la empresa funcionar mejor.

Como conclusión del primer enfoque “locomotor” de la empresa, me gustaría afirmar que una empresa se mueve por la fuerza “colectiva” en las empresas japonesas y por la fuerza individual en las empresas españolas (occidentales).

No estoy diciendo cuál es mejor. Quizás, si me estuviese obligado a decir cuál, diría que la mezcla sería lo mejor, puesto que cada estilo tiene pros y contras como todos. Por consiguiente, aprender los dos estilos empresariales, les daría a Uds. una capacidad y una oportunidad para conseguir lo mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.