Gestión empresarial por “Vector” (Management by “Vector”): 2. Ejemplo de la diferencia de los estilos

 

2. Ejemplo de la diferencia de los estilos

Con el fin de explicar más gráficamente la diferencia arriba mencionada entre el estilo japonés y el español, me gustaría enseñarles a Uds. la siguiente diapositiva. Se trata de cómo se hace una reunión en ambos países.

 

En España, una reunión es un lugar donde “debatimos” ideas y elegimos una idea concreta para seguir. El resultado de la reunión, en el caso de la diapositiva, es la Idea “A” o la idea “B”. Por consiguiente, hay un vencedor del debate (por tanto, hay un vencido también) y se le otorga un poder a ese vencedor. El vencedor disfruta del poder y hará lo que él piensa con todo el poder y la responsabilidad propia. La parte de la Idea “B” está exenta de todo tipo de responsabilidad.

Al otro lado, en Japón, una reunión es un lugar donde “examinamos” ideas y buscamos una idea coordinada. El resultado de la reunión, en el caso de la diapositiva, es la Idea “C” que puede ser idéntica a la “A” o la “B”, o diferente. No hay un vencedor (tampoco un vencido) y ambas partes (“A” y “B”) adquieren un compromiso con el resultado (“C”) y una responsabilidad compartida también.

En consecuencia, después de la reunión, existen un poder en España y un compromiso en Japón. Esta diferencia influye mucho en el estilo de la gestión empresarial.

Otro aspecto importante que debo destacar es que, en España, no nos dejan estar en “medio”, por lo menos “aparentemente”. Nos obligan a escoger uno u otro. Por ejemplo, pensemos en el caso de “Blanco o Negro” en la sociedad española. A pesar de que existen un montón de matices de grises entre el color “Blanco” y el “Negro”. La sociedad, primero, nos exige pronunciar si somos del “Blanco” o del “Negro”. Permanecer en “gris” nos cuesta mucho porque la sociedad nos coacciona para que nos encasillemos en una u otra categoría. Quizás, se puede decir que esta “exigencia social” se debe a su historia, o a la historia de Europa, porque la supervivencia de una sociedad siempre dependía de formar una mayoría, encontrando a su aliado “fiel” (camarada) que pensaba igual o imponiendo su pensamiento y su manera a otros. Por consiguiente, históricamente, se les obligaba a todos a escoger entre “estar en su lado o no”. Aunque podemos discutir más sobre este razonamiento, ese no es el motivo de este artículo. Por consiguiente, solo quisiera concluir este párrafo diciendo que el estilo tanto de la sociedad española como de las empresas españolas siempre es “elegir” uno u otro.

Al otro lado, en Japón, nos dejan estar en medio y no nos obligan a escoger uno u otro. Al contrario, nos impiden apoyar incondicionalmente a uno u otro. Pero sí nos obligan a “buscar” un punto de encuentro. Si usamos el ejemplo de la diapositiva de “Reunión”, debemos encontrar una Idea “C” a cambio de no escoger ni la Idea “A”, ni la Idea “B”. La búsqueda conjunta de la Idea “C” nos obliga a coordinar las fuerzas de “A” y “B” y trae un compromiso común equilibrado para todas las personas presentes en la reunión. Esto es el estilo japonés de la gestión empresarial por “Vector”.

En resumen, en España, después de una reunión, siempre hay un vencedor con poder y un vencido sin responsabilidad. En cambio, en Japón, no hay ni vencedor, ni vencido. Solo hay un compromiso común con la responsabilidad compartida por todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.